Que malas pasadas nos hace la mente.

Sí, porque el corazón simplemente es la máquina del cuerpo el cual nos mantiene vivos, pero no tiene sentimientos.

A qué viene esto, uno va paseando por su ciudad tranquilamente, solo, pensando y viendo todo lo que nos rodea, y en todo lo que pasa a nuestro alrededor, y que es lo que nos apetece lo prohibido, todo aquello que de una forma u otra para algunos o para todos ya está prohibido, y eso evidentemente es la mente. Luego te pones enfrente de un espejo y te preguntas ¿Pero qué es lo que quieres?

Muchas veces no valoramos lo que tenemos día a día y nos gusta o nos gustaría tener o tocar todo lo ajeno.

También es verdad que el “hombre” es el único animal mamífero que quiere mantener sus “propiedades” para siempre, aunque le apetezcan otras, y este aburrido o quiera tener experiencias o relaciones con otros mamíferos.

Hablo de “hombres, pero también me refiero a las mujeres”. Esto parece duro e irónico pero es lo que la mente te manda.

El resto de los animales mamíferos, como bien sabemos todos, en plena naturaleza, tratan de sobrevivir siendo siempre el más fuerte y luchando para encontrar la mejor compañía dentro de la manada y si no lo consigue es rechazado y muere por abandono o por soledad. “Es la vida real de la naturaleza”.

Entonces te das cuenta que esta vida está llena de leyes y prototipos marcados por la sociedad o por el poder en cualquiera de sus formas y claro, eso conlleva a vivir más de la cuenta viejo, aburrido, y sin desarrollarte como ser humano, sin cadenas y libre como uno viene al mundo.

No sé si me explico bien, pero creo que se me entenderá, aunque puede crear algo de polémica, pero no se trata de eso, si no pensar realmente en el fondo de lo que trato de escribir.

No me sirve el dicho marcado por la iglesia (No desearás la mujer de tu prójimo, ni desearás su casa, ni su campo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada de cuanto a tu prójimo pertenece). De los mandamientos que dios le dio en mano a Moisés.

Esto no se cumplió nunca hasta que nos volvieron locos o tontos.

Y es posible que yo este loco o esté diciendo algo que much@s pensamos, y que por ello igual deberíamos ser felices con nuestra pareja.

Bueno ahora me gustaría que comentarais algo sobre esto.

Y como siempre mezclo cosas y ya no sé lo que escribo.


yo_claudivs

No hay comentarios:

Publicar un comentario